CONOCIMIENTO ANCESTRAL-MITOLOGÍA-SUEÑOS-PSICOLOGÍA-ALIMENTACIÓN

Contenidos en Cuarto Camino, Filosofía, Mundo Onírico, Simbología, Medicina Natural, Al filo del Sistema, Técnicas Ancestrales.
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  CalendarioCalendario  GaleríaGalería  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  
Accede a los ciclos formativos a través de http://ergasofia.com/ o escribiendo a ergasofia.escuela@yahoo.es
Buscar
 
 

Resultados por:
 
Rechercher Búsqueda avanzada
Últimos temas
Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Foro
Compañeros
Crear foro

Publicar nuevo tema   Responder al tema
Comparte | 
 

 LA ANACORETA DEL SIGLO XXI

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Ergasofía
Admin
avatar

Mensajes : 1135
Fecha de inscripción : 01/06/2010
Localización : TARRAGONA

MensajeTema: LA ANACORETA DEL SIGLO XXI   5/26/2016, 12:11

¿Cuántos años hace que vives aquí?

Unos 36. Vine en 1977. Tenía 34 años.

Y en aquel momento, ¿qué te dijeron los familiares y amigos sobre esto de hacerte ermitaña?

Me decían: “es imposible que estés sola. A los quince días, ¡volverás!”- A los 4 o 5 meses ya querían venir a verme. Y yo les decía: “!respetadme que me he ido a vivir sola!”. Si eliges una opción de soledad, tienes que estar solo, al menos 4 años. Si no, no tienes tiempo de vivirlo.

Pero ahora te visita mucha gente

Y no pasa nada porque la gente es lo más importante. Lo puedo dejar todo si viene gente… Pero si no viene nadie, no pasa nada tampoco. Estás aprendiendo, continúas aprendiendo y no tienes nada aprendido porque cada día es un día nuevo.

Y los primeros años deberían de ser duros

Yo no estaba acostumbrada a estar sola y no me había hecho nunca la comida y claro, a veces me encontraba que no sabía que hacer.  

Estás aprendiendo, continúas aprendiendo y no tienes nada aprendido porque cada día es un día nuevo
¿Y como fue que elegiste esta opción?

Era Hermana de las Hijas de la Caridad de Sant Vicenç de Paul. Trabajaba en una guardería, iba a hacer el servicio de practicante a dos empresas y estudiaba también trabajo social. Todo ello era un buen complemento para mi profesión de enfermera y me sentía plenamente realizada. Pero un día en el tren, volviendo de Barcelona, me encontré mirando las caras de las personas…

¿Las caras?

Sí. Siempre miro caras. No me he fijado nunca en las joyas y esas cosas, pero las caras sí que las miro. Aquel día, volviendo en un tren atestado, vi que las caras de algunas personas reflejaban sufrimiento. Y yo, que quería arreglarlo todo, pensé: “¡que limitada eres!” - Fue en aquel momento que sentí que, para que Él pudiera llegar a los demás, yo tenía que ir a vivir sola y elegir una opción de soledad.



¿Así de claro?

Bueno, al principio pensé que era otra cosa de las mias y que lo tenía que dejar pasar. Pasó un año y el sentimiento volvía y volvía, y al final me pareció que tenía que hacer un discernimiento. Aquel año pedí hacer sola los ejercicios, en lugar de hacerlos con la comunidad y el padre Paul. Pude ir a una ermita de Teruel. Sola, sola… Y allí discerní que sí que quería estar sola y tenía que decírselo a los superiores. Pero cuando lo hice ellos me dijeron: “¡uiii!, esto es una huída tuya!... ¡esperaremos!”  

Fue en aquel momento que sentí que, para que Él pudiera llegar a los demás, yo tenía que ir a vivir sola y elegir una opción de soledad
¿Y como te sentiste?

Bien, porque pensé: “si Él lo quiere, ya me llevará. Ningún problema”.

¿Y por qué en la ermita de Sant Joan de Codolar?

Cuando finalmente me llegó el permiso de la Madre General entonces fue cuestión de ir a buscar lugar. Fuimos a Arenys de Mar, al Montseny, a Queralt, a Ripoll, a las minas de Fígols…, a otros muchos lugares. Y cada vez que la “Serventa” - así le llaman a la superiora de Las Hijas de la Caridad - y el Padre Lluís me preguntaban: “Bueno, ¿qué te ha parecido?” - Y yo les respondía: “si tengo que empezar sí… pero para quedarme, no”- Pero un día el Padre Ballarín nos había dicho que un lugar de tradición de anacoretas era Montsant y vinimos a ver la ermita que estaba muy deteriorada. Y al marchar me hicieron la pregunta de siempre, que recuerdo como si fuera ahora: “Bueno, ¿qué te ha parecido Sant Joan de Codolar?” - “Me parece que es mi lugar” - les dije yo.

¿Conexión con la ermita?

Bueno, fue como una intuición.

¿Seguiste trabajando de alguna manera?

Sí, claro, tenía que trabajar. Pero no podía ir a los pueblos de enfermera porque tenía que estar sola. Empecé haciendo pañuelos de punto. Me daban la lana y 10 pesetas para hacer un pañuelo que tardaba una semana en acabar. Entonces decidimos que mi padre, que hacía cestos, me enseñara. Y estuve haciendo cestos hasta los 90 cuando los mimbres empezaron a faltar. Cómo yo hacía mucha identificación de plantas, quería hacer algo con ellas y empecé a hacer los puntos de libro… Y de todo esto he ido viviendo.

¿Y cómo es que te vas a vivir sola si lo que quieres es ayudar en los otros?

Claro, esa es la pregunta, ¿no? Parece una contradicción: ayudar a los demás… retirándote. En realidad es una opción de Fe. Si aquí hago un bien -o no tan bien-, yo creo que estas acciones repercuten en los demás. Vivir aquí para repercutir en los demás…

Pero los otros tienen que poder llegar a ti, ¿no?

No lo sé. A ver, aunque no intente vivir como ellos yo procuro conectar con la espiritualidad y lo esencial de los ermitaños del S. III que vivían en el desierto, a pesar de que yo siempre digo que soy una anacoreta del S. XXI. Ellos eran monjes. Estaban abiertos a la acogida, hacían ratos de plegaria y llevaban una vida austera.

Se trata de vivir queriendo a todo el mundo desde la lejanía. Porque querer no es sólo dar besos… Yo intento vivir el evangelio, que era lo que ellos vivían. Aquí, donde estoy, ahora… Por eso digo que el bien o no tan bien repercute en los otros, y yo me lo creo.

Veamos… ¿quieres decir que tú estás haciendo un trabajo interno y que si todo el mundo lo tuviera, ciertas cosas quizás no pasarían?

No, no… No. Yo soy la primera que tengo que pedir perdón, por qué muchas veces no actúo como debería. Cuesta de entender que te vayas a vivir sola para querer a  todo el mundo, cuando en realidad te estás retirando, ¿no? Pero yo me lo creo… Aunque esté aquí yo quiero querer a todo el mundo y querré en la medida que sea a los que vengan… Y esto repercutirá… Y no me hace falta ver quién es a quien le repercute.

Lo tienes muy interiorizado…

¡Y cuesta de explicar! Por ejemplo, recuerdo que cuando vine aquí había momentos en que la soledad era dura. Pero entonces pensaba: “¿y el que se encuentra en medio de Barcelona, o en Estados Unidos, o en Cornudella solo y que no ha hecho de la soledad una opción?... ¡tiene que ser mucho más duro! Yo, en cambio acepto que en este momento esto me influye o lo encuentro pesado. Yo lo acepto para que otro, que no sé quién es, esté algo menos solo”.

Es decir, tú has hecho una elección de soledad y en cambio aquella otra persona no ha hecho ninguna, se la ha encontrado. En circunstancias diferentes tú percibes lo que él siente

Creo que tiene que ser muy duro vivir en medio de la gente y encontrarse solo. A pesar de que yo viva aquí, esta persona continuará sintiéndose sola. Por eso yo he elegido esta opción sin esperar nada. Para mi ya es suficiente. Creo que lo que Dios quiere de mí es este camino.



¿Y la soledad es silencio?

Parece una contradicción: ayudar a los demás… retirándote. En realidad es una opción de Fe
Sí, pero el silencio también habla y el silencio no es sólo estar callado. Por eso no me gusta hacer demasiadas complicaciones… Para mí es fácil: me paro y ¡ya está! A veces buscas muchas cosas para estar en silencio y lo que haces es llenarlo de más cosas.

¿Podríamos decir que meditas?

Sí, a pesar de que yo lo llamo plegaría. Hay muchas formas de meditar… Sant Ignasi decía: “lee, contempla”…

Organizas excursiones en silencio, ¿verdad?

Sí. Hace 6 años se lo pedí al Parque. Son excursiones de todo un día para poder subir arriba tranquilamente. No vamos a ver flores, ni a buscar piedras, ni a ver animales… Antes de salir leo un cuento que habla de vivir el momento presente y les digo que si el ruido de un avión o una moto les rompe el silencio, mal. Este ruido se tiene que saber incorporar e interiorizar.



Vivir el presente para saber observar y sentir la belleza… Ahora nos dedicamos a hacer fotos para mirarlas después…

Por eso hago esta salida, para que nos paremos y observemos. Pero no es tan sólo observar; yo les hablo también de contemplar… Es cómo si pudieras entender al pájaro que vuela… Y a veces, en el grupo, se crea un momento de silencio muy especial. Sentimos la conexión y la unión entre todos. Y desde el silencio. Son vivencias fantásticas que después siempre comentamos.

¿Y que consigues con el silencio?

Yo no quiero conseguir nada con el silencio, pero pienso que es importante y más en nuestro tiempo, que se valora tanto poco. Tendríamos que practicar el silencio y pararnos a veces por qué siempre tenemos una cosa u otra que hacer. Yo digo que nos hace vivir y ver las cosas de otro modo. Cuando alguna señora me dice: “es que yo llego a casa y ¡no tengo tiempo de nada!, pongo la televisión, voy a recoger la ropa, pongo la lavadora, hago las camas, hago la cena…”- Y yo le digo: “¡mujer! ¿Por qué no llegas a casa y te sientas? Dejas las cosas, te sientas y te estás cinco minutos sin hacer nada. ¡Ya verás qué pasa! Seguro que los diez o quince primeros días estarás pensanto: “¡ay! Tengo que poner la lavadora, tengo que hacer la cena…” pero si aguantas, verás que después harás todas las cosas de otro modo y repercutirá en ti misma, en tu estado y en tu familia”.

Tendríamos que tomarnos unos minutos de silencio al día como terapia

Sí. Por qué es necesario. Es tan importante tener una relación como practicar el silencio o saber estar sin hacer nada. Pero ahora creemos que si estamos sin hacer nada, estamos perdiendo el tiempo y esto no puede ser porque tenemos muchas cosas que hacer. Pensamos: “si yo estoy quieta y no hago nada, en este cuarto de hora podría poner la lavadora, hacer las camas y empezar a hacer la cena”- Si nos tomamos estos ratos de silencio o de no hacer nada, resulta que después se hacen todas estas cosas de otro modo y además, tenemos tiempo de hacerlas.

¿Y cual es esta otra manera de hacer las cosas?

Es tan importante tener una relación como practicar el silencio o saber estar sin hacer nada
Con tranquilidad, con serenidad… Cuando uno mismo está calmado, las cosas también se hacen con serenidad y calma y los otros también lo reciben.

¿Se puede encontrar esta serenidad con silencio cuando las circunstancias de una persona son adversas?

Sí, claro! No te soluciona el hecho que se haya muerto tu padre, o que tengas la pareja enferma o que te falte el dinero… Esto no te lo soluciona… No vamos a buscar soluciones en este sentido. Pero sí que hace cambiar tu actitud por qué lo ves y vives de otro modo y esto cambia también tu entorno.

¿Porque amplías la visión y tienes una mente más clara?

Sí, podríamos decirlo así. Yo veo muy importante el hecho de parar, por qué si no te paras, estás corriendo todo el rato y esto no lo puedes hacer… Si siempre vas corriendo y corriendo, necesitas pararte para tomar esta conciencia… Sabes que tienes a tu marido enfermo, pero también sabes que le están dando un tratamiento… por poner un ejemplo. Parar, te ayuda a tomártelo de otro modo. La gente tiene que parar un poco en todas las circunstancias, tanto adversas cómo complacientes.

Sería como fluir más con la vida o tener Fe

A mí la Fe me hace vivir y ver las cosas de otro modo. La Fe para mí es un don. Pero tengas o no tengas Fe, tu actitud ante la vida y tu posicionamiento también repercuten. Cuando yo tenía a mi padre en el hospital o estaba trabajando con enfermos también sufría. Pero por dentro esto no me llevaba a… no sé como decirlo… a la locura, ¿sabes? No es porque todo te va bien que eres feliz, por qué puedes tener un sufrimiento muy grande y por dentro sentir una gran felicidad. Y no es felicidad porque está enfermo o porque estás enferma, sino que es algo que hay dentro de uno mismo. Una felicidad que no te la quita ni el hecho de que estés enferma. También sufres, pero dentro hay algo que te mantiene sereno o feliz.



Todo son lecciones…

¡Está claro! También es un aprendizaje que no se acaba nunca.

Quizás nos tomamos la vida como una cosa externa cuando en realidad elegimos nosotros muchas de las cosas que vivimos.

Sí. Y no todo el que se ve es la realidad.

Y la persona que sube aquí a verte es excursionista ¿o en realidad tiene una razón más de fondo para hacerlo?

Viene gente muy diversa… ¡ya son muchos años! Hay quienes no conozco y vienen por qué se lo han dicho y quieren hablar conmigo. Y si hace falta, hablamos hasta las 3 de la mañana. Bueno, ellos hablan y yo escucho porque yo hablo mucho, pero cuando vienen a explicar cosas, escucho. Y tampoco les pregunto por respecto a su intimidad y porque yo no soy psicóloga. No quiero que esta persona se marche de aquí pensando que ha dicho una cosa que no quería decir, por una pregunta que yo le he hecho. Para mí lo de menos es entender lo que me explican porque tampoco tengo las soluciones… Yo lo que hago es escuchar y no pregunto para entenderme yo… y no es por carencia de interés, no… Lo que quiero es que se entiendan ellos y se liberen del peso que traen. Y cuando se marchan muchos dicen: “¡ay! Gracias. ¡Qué descanso!”




¿Le abres la puerta a todo el mundo?

Sí. Lo más sagrado para mí son las personas y abro la puerta a todo el mundo.

¿Y no tienes miedo?

No. No tengo de miedo. Esta es la ventaja, creo…

¿Y cómo se hace para no tener miedo?

Bueno. No tengo. A mí me han llamado a las 3 de la noche y he abierto la puerta. Y me podrían engañar muy fácilmente.

Bueno, ellos hablan y yo escucho por qué yo charlo mucho, pero cuando vienen a explicar cosas, escucho
Nunca has tenido miedo aquí ¿o anteriormente ya te sentías sin miedo?

No. Es que no pienso en el miedo… Me voy a dormir sola arriba, al Montsant y si subo a oscuras y de repente me aparece un búho hago: “¡ay!”… pero esto no es miedo. Cuando estaba en Olesa iba en moto para ir a Martorell y junto al río me encontraba a menudo a un hombre que era alcohólico. Yo dejaba la moto, lo cogía y lo traía a casa campo a través.

En cambio muchos de nosotros tenemos un miedo muy mental, es decir, tenemos miedo de perder la casa, el trabajo, la pareja…

Bueno, yo no tengo casa, no tengo tierra, no tengo nada… y no quiero tener miedo pensando qué me pasará cuando no pueda estar aquí, no.

Vives el presente…

Sí. Yo sé que el día 2 tengo que ir al dentista, por ejemplo.

Ja… ja…! Sí, tienes una agenda… ¡esto es una programación!

Sí, está claro… Sé que para ir al dentista tengo que salir a las 6 de la mañana… ¡claro que tengo esto presente!

Haces lo que se te presenta y ya está…

Vivo el momento.



Esto tendríamos que hacerlo todos

Sí, vivir más el presente y no estar tan pendiente y preocupado por cosas futuras que no han pasado y que no sabes si pasarán. Pero está claro, hay muchas cosas ahí afuera…

¿Te refieres a los ímputs externos?

Sí. Y si nos dejamos llevar sólo por eso, es cuando sentimos que no tenemos nunca bastante. Está claro que se necesitan el dinero, pero el problema empieza cuando yo me compro aquel coche poque el otro también lo tiene, y no nos quedamos con lo necesario y básico para nosotros y nuestros hijos, sino que nos dejamos llevar por aquello que tienen los otros, porque es lo último o porque la sociedad nos lo marca.

Nos deslumbramos mucho por cosas materiales externas. En cambio a ti te hace feliz recolectar plantas. ¿Cómo lo haces?

Bueno, empecé con la flora del Montsant. No soy bióloga, pero siempre me ha gustado mucho el tema de las plantas. Cuando hacía los puntos de libro con plantas pensé: “¿por qué no las identifico?”- Y así fue que empecé y ahora tengo mil y pico. He encontrado alguna planta nueva que no estaba catalogada en los libros sobre flora del Montsant.

Y aparte de los puntos de libro y la identificación, ¿haces algo más con ellas?

Sí. Intento recoger recetas de remedios antiguos, recetas terapéuticas, para la cocina o los animales. Y también su dialectología, que me gusta mucho. Por ejemplo, el Elicrisum hay quién le llama “Sempreviva” y aquí le llaman: “Escarsanella”, en Falset: “Escassanella” y a la Morera: “Cassanella”… En resumen, recojo todo lo relacionado con las plantas. Es un trabajo que decidí hacer en el Priorat, donde hay 23 pueblos. Pero como no tengo coche, me falta hacer mucho trabajo de campo, es decir, entrevistar a las personas para que no se pierda lo que ellos saben.

Está claro que se necesita el dinero, pero el problema empieza cuando yo me compro aquel coche por qué el otro también lo tiene
Y también preparas aceites y haces charlas relacionadas con plantas

Sí. Yo me hago el aceite para el dolor, el artrosi, la artritis, las quemaduras, el dolor de espalda… Pero la mayoría de la gente me preguntan como hacer un aceite para la caída del cabello o para la estética en general. En las charlas se lo explico y también les explico cuáles son tóxicas… Voy allí a donde me piden a explicarlo.



Montserrat, me he sentido feliz y agradecida por el rato que he pasado charlando contigo. Mi última pregunta tiene que ver con la magia y todo aquello que sentimos y no podemos explicar. Tú que vives en silencio en la montaña, rodeada de plantas y animales maravillosos, en un lugar mágico y pleno de tradición e historias, ¿has visto nunca un hada o un elfo del bosque?

No… verlos no… Pero la tradición dice que si la noche de Sant Joan te pones en el centro de una rollana donde hay helechos y no te mueves, cuando los miras, florecen.

FUENTE
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://el-conocimiento-de-uno-mismo.blogspot.com.es/
 
LA ANACORETA DEL SIGLO XXI
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Groenlandia: un Misterio de desaparición masiva en el siglo XIV
» Poema de Víctor Hugo (siglo XIX)
» CUADRO COMPLETO CON LOD TERREMOTOS DEL SIGLO XXI
» El abrazo del siglo
» La Marea del Siglo

Permisos de este foro:Puedes responder a temas en este foro.
CONOCIMIENTO ANCESTRAL-MITOLOGÍA-SUEÑOS-PSICOLOGÍA-ALIMENTACIÓN :: ARENAS MOVEDIZAS :: ARENAS MOVEDIZAS-
Publicar nuevo tema   Responder al temaCambiar a: